Un año de aprendizaje y derrotas – Balance del año 2017

fatimaruiz_redcircus

2017 comenzó siendo un año cargado de sueños, hacía unos meses atrás mi vida había tenido un cambio enorme y me encontraba en un momento muy ilusionante, pero ciertamente toda esa ilusión se fue apagando y entré en uno de los momentos más oscuros de mi vida, pero de eso hablaremos más tarde.

Los que me conocen de cerca saben que soy una persona que SIEMPRE tiene una sonrisa dibujada en su rostro, una payasa que siempre hará reír a todo el mundo, luchadora que siempre va tras sus sueños aunque eso signifique ir contrareloj inventando nuevas horas del día.

Como antes os comentaba, el año comenzaba repleto de ilusión, viviendo junto a la persona a la que amaba y sintiéndome dichosa por todo lo que me rodeaba, fue uno de los momentos más felices de mi vida y mentiría si dijese que al escribir estas palabras no me emociono. Enero vino con muchas metas marcadas, nuevos cursos que iba a impartir ya pactados, nuevos proyectos que trabajaría en un futuro y que ya comenzaban a ponerse en marcha, fue un mes básicamente de preparar futuras cosas.

burst

Al fin en febrero comenzaron a materializarse muchas cosas, y es cuando comenzó el curso que impartí de Photoshop en La Cámara Roja, un lugar muy especial en el que me sentí como en casa. También hice otra colaboración con Kinafoto, que siempre han sido colaboraciones que he disfrutado mucho.
Otra de las cosas que ocurrió es que di una charla en la Escuela de Arte de Murcia, en la cual estudié fotografía, y fue una sensación de nostalgia muy bonita, algo que sin duda fue de las cosas más especiales del año.

Jesús Cuesta Pérez
Jesús Cuesta Pérez

Marzo vino para convertirse en uno de los meses más emocionantes del año, lo inicié con una bonita entrevista en la radio Onda Regional de Murcia, gracias a la artistaza Clara Plath, persona increíble a quien me encantó conocer.
Y con un proyecto fugaz pero lleno de ilusión que se llamaría The Phototubers, en el que nos hicimos un canal conjunto de fotografía, varios compañeros fotógrafos que hacíamos vídeos para youtube. Con los que además pude disfrutar de una experiencia maravillosa en el festival de fotografía Madrid Photocreative, en el que como algo extra organizamos una mega quedada que fue un pasote.
Además también di mi ponencia y fue una de las mejores cosas que me han podido pasar este año, me sentí super arropada, querida y valorada. Fue alucinante abrirme ante tanta gente y sentirme como en casa.

madrid
Aldo Chorozqui

Gracias a este festival, pude conocer a Brooke Shaden en persona y admirarla todavía más por ver la increíble persona que ella es, además de disfrutar de un taller en primicia y poder hacerle fotos, a día de hoy no consigo creérmelo.

brooke

Después de esa idílica semana, tocaba volver a la realidad y volver al trabajo y demás quehaceres. Y volví de la mejor forma, impartiendo un taller de photoshop  para la asociación fotográfica Clik de Cartagena.

photoshop

Es el turno de abril, un mes que me gusta especialmente porque es el mes de mi cumpleaños, pero además éste lo empecé con un gran cosquilleo de estómago, ya que me probé con los cursos online y fue una ilusión tremenda, porque el curso se llenó en menos de 24h.

También colaboré en el proyecto conjunto “A través de ti” en una pequeña cadena que organizaba Sonia Neisha, y creé una de mis imágenes favoritas del año.

completo

El mes de mayo siempre tiene una cita especial y es que para La Noche de los Museos en Cartagena, siempre organizo actividades y exposiciones con mis alumnos de Cartagena. En este caso inauguramos la exposición “Lugares de Cartagena” y disfrutamos de un fin de semana muy bonito.

Además volví a sacar un nuevo curso online y volvió a ocurrir lo mismo, las plazas volaron. Y no olvidar que en ese mes hice mi fotografía favoritísima del año, “Narciso“, que a tantos os gustó.

Además durante ese mes al fin realicé y publiqué mi serie fotográfica “Circus” un proyecto que hacía tiempo que quería realizar, pero que por una cosa o por otra no se materializaba nunca y al fin en mayo, se hizo realidad.

Como punto final a este mes, gracias a Kinafoto tuve mi equipo Profoto B2 que tanta ilusión me hizo.

barber

Llegó el caluroso mes de junio y con él el taller que impartí de Fotografía Creativa junto a mi compañero Teseo Ruiz. Era la primera vez que daba un taller con alguien y fue una experiencia muy bonita, además de que conocí a unos alumnos maravillosos y recuerdo el instante en el que Raquel me regaló una fotografía suya, fue un momento super emocionante.

fotografia creativa

Además junio trajo una de las semanas más emocionantes del año, ¿y cual es esa?, bien, pues la exposición de FOTO-RETOS en la que nos reunimos un montón de personitas que habíamos estado durante un año (recordad que FOTO-RETOS comienza en julio) haciendo fotografías juntos durante cada semana. Fue un fin de semana de ensueño repleto de sorpresas, carcajadas y cariño. Y es que a día de hoy muchas de esas personitas, ya son parte de mi familia.
fotoretos01

Hasta ahora estaba siendo un año increíble, un año repleto de vivencias, de logros, de proyectos, de pura felicidad,… hasta que llegó julio.  Julio llegó para romperme en mil pedazos, para dar un giro drástico a mi vida y hacerme caer desde lo más alto. Y si hablo de lo bueno, también voy a hablar de lo malo, quiero que entendáis lo que me ocurrió.

le secret

En resumidas cuentas mi relación sentimental se rompió, es una decisión que yo tomé desencadenada por los hechos que mi pareja hizo, en resumen, que me fue infiel. Y ahí estaba yo, completamente rota intentando dar crédito a lo que estaba ocurriendo sin entender muy bien cómo tras 8 meses de habernos ido a vivir juntos y tener una relación de 6 años tan buena y en la que estábamos tan perfectamente, había ocurrido aquello (y no una vez, varias). Quería aferrarme a que él cambiaría, pero ya le había dado varias oportunidades y había sido en balde, todo mi estómago estaba traspuesto, no podía dejar de llorar y desolada tomé la decisión correcta, marcharme de allí y poner fin a una relación que me había aportado tanto.
Regresé a casa de mis padres con una sensación de desubicación brutal, no sentía que tuviese un lugar, me sentía perdida y llena de preguntas que no era capaz de responder.  Pensé que me había ocurrido en el peor momento de mi vida, ya que mi padre estaba recién operado, yo había decidido estudiar maquillaje y había pagado una matrícula en una escuela que me pillaba a 5 minutos de casa y ahora si asistía estaría a unos 50km de distancia.

mi propia muerte
Sin querer entré en un bucle que me afectó a todo y todo, absolutamente todo se desmoronó en mi vida. No era capaz de concentrarme en el trabajo, dejé de hacer vídeos para youtube, rechacé algunos cursos porque me sentía incapaz de impartirlos, no pude hacer casi nada, estaba exhausta, sin aliento y entrando en una ansiedad terrible que me nublaría la vista por completo.
Realmente desde julio hasta finales de noviembre he estado muy triste, llorando casi a diario, sin poder moverme, sin tener alegría, ni ganas de vivir, incluso planteé dejar la fotografía, aquello que había sido mi pasión desde que comencé a contar historias a través de mi visor.

Me perdí a mi misma y era la primera vez en mi vida que lo hacía, era como si viviese el día a día por obligación, incluso yo intentaba obligarme a hacer proyectos y cosas y os juro por lo más preciado, que me costaba horrores hacer tan sólo una nueva fotografía. Ésta época oscura que dura de julio a finales de noviembre, tuvo momentos de luz que jamás olvidaré y que me hicieron mucho bien.

El mes de agosto la fotógrafa Brooke Shaden sacó un proyecto de 15 días que parecía que lo había hecho para mí, la idea era interpretar unos conceptos durante esos días, y os prometo que cada vez que leía un nuevo concepto era como si estuviese hablando de esa ruptura que yo acababa de tener hacía escasamente un mes.
Además durante agosto viajé a Galicia para mi quedada anual de amigos fotógrafos, una semana increíble que despejó mi mente por aquellos ensoñadores parajes. Acampamos, hicimos muchas fotos, gritamos, hicimos los locos, dormimos todos juntos, nos bañamos en las termas mientras una tormenta eléctrica caía sobre nosotros y en definitiva vivimos.

galicia

Al regresar septiembre siempre vuelve la “normalidad” para mí, y es cuando vuelvo a trabajar y demás, pero este septiembre fue un tanto diferente. A parte de comenzar con mis cursos, que es mi principal trabajo, comencé como estudiante, ya que decidí que quería estudiar maquillaje (sí, aquel curso del que os hablé cuando tuve mi ruptura amorosa).
Éste curso ha sido mi gran antídoto este año para curarme de mi tristeza, ya que he conseguido conectar con un grupo de personas increíbles y hacer que cada mañana me levante con una sonrisa en la cara, que durante esas 4 horas que estoy allí no piense en absolutamente nada malo o negativo y que tenga un motivo más por el que vivir.

nefer

Además en septiembre fui a ver la película de It y al salir del cine tuve unas ganas irremediables de hacer el personaje de Pennywise en versión femenina, y bueno, ya lo sabéis vosotros, porque ha sido la fotografía que más boom ha hecho en toda mi carrera fotográfica, que más habéis compartido, comentado, en fin, que se viralizó.

También tuve la oportunidad de colaborar con la marca Wacom y organicé un concurso fotográfico de fotografía “dark” fue muy divertido.

oct

Octubre estuvo marcado por un viaje que me salvó de esa tristeza nuevamente, un viaje que comenzaría con el concierto de mi banda favorita, Alcest, que me haría emocionarme y llorar mientras disfrutaba del directo.
Y además en el que organizamos otra quedada, en este caso de FOTO-RETOS, que puedo decir, que fue una de las mejores cosas del año. No tengo palabras para describirla.

23215776_1608459695881066_6764279790790334663_o

Ya os digo que aún a pesar de esos momentos de luz, yo seguía inmersa en una oscuridad casi absoluta, es por ello que para el mes de Noviembre decidí realizar el famoso proyecto de #LAPURGAPROJECT en el que muchísimos artistas seguimos una lista de temas que yo misma planteé y sacamos afuera multitud de heridas internas, para curarlas en cierto modo.

Además saqué un pack de vídeotutoriales para Diflash, que fue toda una alegría poder ponerme a hacerlos y materializarlos, después de toda esta bocanada de aire tóxico.

Aunque noviembre trajo uno de los momentos más amargos del año y es que mi amigo de la infancia Fausto, perdía la vida en un accidente y eso fue algo que me dejó completamente en shock.

 

Pero sin querer, sin darme cuenta de cómo, cuando o por qué, de repente toda esa tormenta que me había calado hasta los huesos se había disipado. Me encontraba frente a un sol cegador que recargó mi alma de energía, de esperanza. De repente sin quererlo me encontré conmigo misma de nuevo y es que volvieron esos cosquilleos en el estómago, esas ganas de comerme el mundo, ese torbellino arrollador y por culero del que tengo fama de ser.

merca

En diciembre todo era diferente a los últimos 5 meses, todo tenía un color y un sabor muy diferente. Vendí mi obra en el I Mercado del Diseño y Arte en Murcia y vendí más de 50 fotografías, algo que me alegró profundamente, el hecho de sentirme tan arropada en mi propia ciudad.
De repente me vi de nuevo haciendo vídeos para youtube, con ganas de plantearme nuevos proyectos, con ganas de comerme el mundo entero y fue entonces cuando volvieron a faltarme horas en el día, pero os advierto una cosa, es lo mejor que podría pasarme.

Estoy segura de que olvidaré más de una cosa, o que dejaré algo sin decir, pero han sido tantas cosas que es imposible hacer la cuenta. Por ello decir que he seguido creando proyectos y muchas fotografías, ya que en este año he creado más de cien fotografías. Algunas mejores, otras peores, pero me hace muy feliz haber tenido el valor de no dejarlo en ningún momento, aunque los ánimos o las ganas no acompañasen.

easymozaLR

Sinceramente cuando miraba el año hace unas semanas pensaba que había sido un completo desastre, sentía que lo había desperdiciado, que la mayor parte del año había sido oscura y fría, pero nada más lejos de la realidad, haciendo el balance del año me doy cuenta de que ha sido un año increíble, que ha tenido momentos completamente increíbles y eso que siento que sólo lo he vivido a la mitad, no quiero imaginar que habría pasado si no hubiese estado dentro de esa profunda tristeza.

Durante este año he aprendido muchísimo de absolutamente todo, ha sido un año de lecciones, de sentir mil y una emociones. He saboreado lo que es sentirse vacía y que nada consiga llenarte, hasta el punto de querer dejarlo todo, y al mismo tiempo he sentido lo que es volverse a recuperar a una misma, volver a sentir ese cosquilleo constante en el estómago y esas ganas de querer vivir el presente como si fuese el regalo más maravilloso que han plantado frente a mí.

Siempre he tenido una creencia, como una superstición personal y creo que durante este año se ha hecho realidad. Y es que siempre he creído que las oportunidades son como una moneda magnética que vuelve a ti en cierto modo, es decir, si tu aprovechas las oportunidades cada vez te surgirán más, pero si las desperdicias, las rechazas o las vas dejando pasar, poco a poco éstas también van cesando hasta el punto de no llegarte apenas oportunidades.
Y sinceramente yo me he sentido así, he visto como ha habido colaboraciones que se han detenido (completamente entendible por parte de las empresas, ya que yo no he podido responder en gran parte de este año) y así con muchas cosas. Y justo ahora que llevo un mes luchando de nuevo por todo y aprovechado la más mínima oportunidad, siento que me estoy viendo recompensada y que sin querer van surgiendo muchas más.

Así que mi consejo para aquel que haya llegado hasta el final de esta dramática historia es que aproveche el presente, porque es lo único que importa, que si tu no luchas, nadie lo hará por tí, y que te tomes tiempo para ti, porque al final, tu eres lo más importante de tu vida.

Gracias a todos los que me habéis acompañado durante este año, a todas las nuevas personas que me llevo en el corazón, a todos aquellos que no me habéis dejado caer. Y por supuesto hay otros tantos que me han dejado muy sola, pero no guardo rencor a nadie, ni siquiera a la persona que fue mi pareja durante seis años. Al fin y al cabo ha sido una persona a la que he querido con toda mi alma y que en el fondo siempre querré, aunque ahora sea de forma diferente.

¡Feliz año nuevo y que éste sea el comienzo de miles de proyectos, aventuras y vivencias!

GRACIAS POR TODO

P.D: Aún me queda mucho por superar, pero ahora siento que voy en la dirección correcta y cada vez hay menos días grises en mi vida.

fatnew